Paren... que yo me bajo




Hoy me desayuné con un periódico repleto de noticias desagradables en una mano y rabia contenida en la otra. Algunos días esas noticias desagradables llegan a ser todavía peores, si eso es posible. Decía el rotativo que ayer, un grupo de soldados estadounidenses e iraquíes encontró a 24 niños en un orfanato público de Bagdad en condiciones paupérrimas: desnudos, mal alimentados, rodeados de excrementos, atados con cadenas… A mayor abundamiento, cuando llegaron, los soldados encontraron a dos guardias de seguridad preparándose la comida, una suculenta comida, hallando provisiones de sobra y ropas almacenadas, las ropas que no tenían en sus famélicos cuerpos aquellas criaturas, que luego revendían para obtener pingües beneficios.


Pasen y vean el vídeo, si son capaces:

http://www.20minutos.es/noticia/249929/0/orfanato/iraqui/bagdad/


Pensé que estas cosas sólo pasan en lo que llaman Tercer Mundo, en países subdesarrollados, en países en guerra, en países dictatorialmente africanos, en países revolucionarios caribeños… Y me equivoqué otra vez.


En el mismo periódico, paso unas páginas, y me encuentro con otra pesadilla, ésta de un país superdesarrollado y extremadamente civilizado: La madre del niño James Bulger, asesinado en Liverpool en el año 93 denunció a una empresa por comercializar en un videojuego la imagen, captada por cámaras de seguridad de un centro comercial, del momento del rapto de su pequeño, un pequeño cruel y salvajemente asesinado instantes después por otros dos niños un poco mayores y que ya están en libertad y provistos de otras identidades para que no sufran represalias. Es uno de los mayores absurdos del Estado de Derecho de todos los países civilizados: en su escrupulosidad por proteger a todos, a veces protege más al canalla y al culpable que al inocente.


Mientras, en un pequeño recuadro que casi escapa a mi lectura, señalan que la policía portuguesa no tiene todavía pista alguna sobre la pequeña y angelical Madeleine McCann, la niña británica raptada en el Algarve por algún hijo de Satanás. En otro recuadro más pequeño, al lado de la publicidad de un maravilloso e idílico complejo hotelero, aparece una fotografía del pequeño Yeremi Vargas con un desesperanzador “se busca” debajo.


Me cuenta el Señor “Gugel” que hay una página web para buscar a los niños desaparecidos en España en los últimos años: http://es.missingkids.com/. Sólo un pequeño vistazo y las entrañas te dicen que hay cientos de familias destrozadas por toda la geografía nacional de la octava potencia del mundo.


Y mientras tanto… en Irán… hoy se dilapidarán y lapidarán dos vidas: un hombre y una mujer morirán a pedradas por ser adúlteros, como las bebidas alcohólicas que se sirven en muchos bares de madrugada.




1 comentarios:

PILOTE dijo...

Bien Alelo este post es muy bueno.

El Video no he sido capaz de verlo entero, me he indignado igual que tu. Hay que tener estómago para ver ese video.

Un saludo

Publicar un comentario

 
subir