En la boca de los niños…




Al otro lado del teléfono se encuentra esa mujer que le dio vida. Él, entusiasmado, como si fuera el primer cumpleaños al que asiste dice: - Mamá, le hemos regalado a Pacheco un ordenador de juguete en el que se ven las “contemplaciones”.

Ella, extrañada por la aseveración de su zagal, le pregunta sin más: - ¿Qué contemplaciones…?

Él, con ese aire de suficiencia que tienen los niños de sietes años cuando saben de lo que están hablando, contesta convencido: … pues qué contemplaciones van a ser: la Osa Mayor, la Osa Menor,…


La R.A.E debería tener en cuenta que su diccionario no siempre dice la verdad. Cuando uno decide salir de noche y mirar al cielo, lo que realmente está haciendo es “contemplar” el firmamento. ¿Acaso alguien sale a “constelar” las estrellas?

Pues eso.

10 comentarios:

José María JURADO dijo...

¡Qué precioso palabro de juego!

withy dijo...

Me encantó! jeje qué salao!

un besito, Alelin

Camy dijo...

Existe por ahí un refrán que dice algo así: los niños y .....siempre dicen la verdad".

Ciertamente contemplamos.

EVA dijo...

GENIAL.

Luc, Tupp and Cool dijo...

¡Qué bien me ha venido la sonrisa! ¡A ver si aprende la Academia a definir bien!

alma dijo...

Contemplaciones...pues algo de magia lleva implícito...

Ricardo Colomer dijo...

Cierto, cierto, al igual que vamos al "dientista" y no al Odontólogo.

Un abrazo

alelo dijo...

A todos.- Es que ese chaval está en el medio de otros dos. Y en ese lugar duele la barriga, por arriba y por abajo... Y cuando duele la barriga uno despierta y dice lo que piensa, sin más.

Hache dijo...

Claro que sí ... hay que incluir esas palabras, más claro imposible.

alelo dijo...

Hache.- Bienvenida. Estás en tu casa.

Publicar un comentario

 
subir