La tónica




Leo últimamente las noticias de la España jurídica con estupor. Hay una serie de jueces y magistrados que se consideran progresistas. Hay otra serie de ellos que se consideran conservadores. Ambos están bajo el paraguas de sus respectivas asociaciones perfectamente organizadas. Ambos están politizados y llevando a cabo encarnizados combates por controlar el Poder Judicial. Ambos están y son adoctrinados por el partido político que por turno corresponda.



Busco en el diccionario - que para eso está - la palabra Justicia y me dice que es una virtud que inclina a dar a cada uno lo que le pertenece o lo que le corresponde. ¡Bien! También me dice que es el Derecho, la razón y la equidad. ¡Muy bien!



Vuelvo a buscar en el mismo diccionario la palabra Ley y me dice que es cada una de las normas o preceptos de obligado cumplimiento que una autoridad establece para regular, obligar o prohibir una cosa, generalmente en consonancia con la justicia y la ética.



Pues bien, partiendo de la base de que las palabras generalmente no mienten, que la justicia para ser considerada como tal ha de ser justa y que el juez ha de aplicarla observando lo que establecen las leyes, pregunto inocentemente: ¿No hay una sola justicia? ¿No hay una misma Ley para todos? ¿Acaso la justicia conservadora es distinta de la justicia progresista? Que yo sepa, no se permite a un ciudadano elegir al juez que le va a condenar o absolver según su tendencia política. Que soy conservador… quiero un juez conservador. Que soy progresista… quiero a uno de los míos que me tratará mejor.

Por lo visto, por lo leído, por lo comentado… el único juez del que te puedes fiar en este país es del juez de la Tónica. El de la “tónica jueps”, digo.

Claro que la “tónica jueps” también puede ser de naranja o limón. Pensándolo mejor… voy a buscar en el diccionario la palabra ética, a ver qué me cuenta.



3 comentarios:

rosita dijo...

si buscas ética te encontrarás con que las palabras de su definición se han ido borrando. ¿Y a qué se debe? Solo hay que abrir un poquito los ojos, y verás que lo que mueve el mundo es el joio sistema capitalista, y las pequeñas cosas, como la humildad, sobre todo ésa, la humildad está dejando de existir, nos la estamos cargando.
¿La justicia es para aquéllos que sepan usarla? ¿O es para cualquiera que tenga conciencia moral? ¿Tendremos que recurrir a Maquiavelo? ¿El hombre es bueno por naturaleza?

Ay... cuántas incógnitas
(No me hagas mucho caso...)

Anónimo dijo...

A mí tampoco me hagas mucho caso.

Feliz navidad.

Balich

Anónimo dijo...

Extremeño en Madrid:

Ultimamente te veo poco productivo, te ciñes a mi ritmo de blog. Pues no, no tienes excusas que tus hijos están ya criaos.

Publicar un comentario

 
subir