Los "spam"



Accedí al correo electrónico, era lo primero que hacía cada mañana y cada vez que ponía en marcha el ordenador, y el antivirus me avisó de la llegada de un mensaje nuevo. Esta vez no era un tipo de “Wisconsin” ofreciéndome falsa Viagra a unos precios irrisorios, ni un banco ofreciendo para mi dinero – si es que lo tenía – un interés superior al que dan los bancos de verdad, ni un afortunado premio por resultar afortunadamente elegido entre catorce millones de internautas, ni Randell&Callie ofreciéndome un rolex por sólo 179€ al mes, ni Jernigan Milja asegurándome pingües beneficios en la ruleta, ni Tanisha Silver con promesas imposibles para arreglar mi cuerpo, ni... Esta vez era un correo de verdad. Alguien me había escrito…

Lo borré sin abrirlo. Me asusté. Aquello no era normal.


2 comentarios:

Pompeyo dijo...

Era mío, capullo.

el alelo dijo...

Jejeje. Pues haber puesto remite.


Así no se puede.

Publicar un comentario

 
subir