Unos cachondos





La palabra “cachondo” puede resultar grosera o fea, pero es que estuve buscando otra distinta para describirlos y verdaderamente creo, hoy estoy convencido de ello, que eso es lo que son, además de lo que parecen: ¡Unos auténticos cachondos!


Dentro de veinte días, más o menos, hay elecciones municipales y autonómicas en la Comunidad donde resido, que al final viene a ser la misma que la Comunidad en la que vivo, pero eso ahora no viene a cuento. Lógicamente casi todos los que se presentan quieren ganar, pero la mayoría también sabe que no lo hará. Hasta ahí creo que todo es normal. Hasta ahí esta convocatoria es igual que las anteriores.


El candidato a la Presidencia por el partido que ha gobernado la región en los últimos veinte años y que tiene que andar un camino que por lo menos parece allanado por su predecesor está intentando convencer a los habitantes mayores de edad de lo bueno que es, de lo bien que trabaja, de todas las cosas que va a hacer cuando gobierne, … ¿Las va a hacer todas? Muchas parecen…


El candidato a la Presidencia por el partido que ha estado en la oposición en los últimos veinte años se ha desayunado esta mañana con 659 medidas para cambiar la comunidad en los próximos cuatro años. ¡659!, sí. Ni una más, ni una menos. Tendría que acometer una medida cada dos días y pico si incluimos los sábados, domingos y fiestas de guardar, que se decía antiguamente. Muchas parecen también…


El candidato a la Presidencia por el partido que no va a sacar más diputados de los que entren en un coche y sin achuchones, ha propuesto un poco más tarde 438 medidas. ¡438!, sí. Supongo también que para cambiar mi comunidad. Siguen siendo demasiadas…


Creo que con todas las cosas que van a hacer, gane quien gane, en cuatro años y como decía Alfonso Guerra a mi Comunidad “no la va a conocer ni la madre que la parió”. Una sola votación nos va a servir para adelantar a los vascos y a los catalanes de golpe. Seguro. ¡Ni Fennandoalonso!


Digo yo que sería mucho más fácil que presentaran en sociedad - que es donde estamos todos los demás - cada uno de ellos diez únicas propuestas creíbles para realizar en los próximos cuatro años. Así, la gente normal como yo asimilaríamos mejor. Incluso las entenderíamos. Con esa cantidad a lo mejor leíamos los programas y cotejaríamos lo que quieren y pretender hacer y decir. Sin mentiras. Sin ambages. A lo mejor hasta nos convencen y llegamos a votar por sus propuestas.


Y es que son muchas medidas para tan poco pueblo. La R.A.E. dice que cachondo es alguien burlón, divertido, alegre… pero también dice que un cachondo es alguien excitado sexualmente. ¿No será que se van a celebrar erecciones y no elecciones? Lo dicho, unos cachondos.




4 comentarios:

Pompeyo dijo...

En mi pueblo unos vienen con 132 propuestas y las de los otros no me las dan contadas, dicen que es "un nuevo contrato", pero no me he leído la letra chica, ni pienso. Por si te vale para tus estadísticas.

rosita dijo...

yo votaré a un tal Rumbeiro (a mí me gusta más que Rivero), a ver si así le da la vena inspiradora y vuelve a la carga con la novela..

el alelo dijo...

No conozco a ninguno de los dos. Que lo sepas.

rosita dijo...

mmm... mmm... a mí estas cosas me rayan. ¿y si digo que voto al alelo?

Publicar un comentario

 
subir