Me pierdo…



Siento que…

Me pierdo… por los valles… entre las gentes… y no escribo ¿Con qué…?
Empiezo un libro… sigo con otro… cierro los tres… y no escribo ¿Sobre qué…?
Esto me ocupa… aquello me preocupa… lo ajeno también… y no escribo ¿Por qué…?
Una simple reunión… nueva sinrazón… quehaceres difusos… lo describo ¿Para qué?



Juego con las letras de ayer…

Me pierdo empezando un libro que ocupa una simple reunión…
Por los valles sigo con otro y aquello me preocupa, nueva sinrazón…
Entre las gentes cierro los tres, lo ajeno también, quehaceres difusos…
No escribo, y no escribo, y no escribo, lo describo… ¿Para qué…?


Cuento lo que cuento, sin venir a cuento…

Me pierdo en los libros. Los cierro para siempre sin llegar a la página cien. Uno primero, luego otro… ya van tres. Así veinte veces, veinte veces tres. Señales de cartón a medio camino me enseñan lo lejos que queda el final al que no llegaré. No alcanza donde tiene que alcanzar lo que cuentan, no me hablan como tienen que hablar las historias, no me dicen lo que tienen que decir... Así veinte veces, veinte veces tres. Un escritor japonés, una chica de Nevada, una primavera en Praga, la periodista en Kabul… y termino, casi siempre, delante de Torquemada. Así veinte veces, veinte veces tres.

Sigo sin ver el final de estos días de luz y flores que tapan mi conocimiento, si es que alguna vez lo tuve. Debo tener “abstemia” primaveral. Seguro.

5 comentarios:

Karina dijo...

Me encanto tu blog,
sigue constuyendolo
felicidades
un saludo de una amiga en la distancia
Karina desde Mexico

Eva dijo...

Veinte veces tres besos te mando, no te ayudarán a encontrarte pero a lo mejor te hago sonreír.

Ricardo Colomer dijo...

Oye, oye, y el tipejo ese que habla dentro de tí ¿qué, se fue con los del Womad?

Un abrazo Doctor

Turulato dijo...

Tranquilo. La adolescencia se supera. Te siento ya, casi, maduro.

alelo dijo...

A Karina.- Bienvenida.

A Eva.- Creo que no está todo perdido, de momento.

A Ricardo.- No, no se fue porque no cabíamos en las "fragonetas" Con tantos cachivaches y el perro (todos tienen uno) no había hueco para mí.

Publicar un comentario

 
subir