La otra vida



No sé adónde fue la vida que no tuve si hubiera ido a ese otro colegio al que nunca me llevaron mis padres. No sé en qué lugar habrían acabado mis sentimientos, si es que los tengo, si hubiera elegido otra Facultad donde pasar aquellos cinco años. No sé qué fue de los compañeros que nunca tuve por no llegar siquiera a conocerlos. Y lo peor es que tampoco sé en qué lugar hubiera recostado mi alma si no la hubiera encontrado.


Vivimos en un mundo de casualidades y matices. Una elección inoportuna o causalmente distinta nos hubiera llevado de cabeza a otra vida, la que ya no tendremos. Puede que peor, quizás mejor… pero otra vida diferente de la que vivimos, a la que está dentro de nosotros mismos.


Puede que no tenga mucho sentido lo que digo. Puede que sí. Hoy me encontré paseando por la calle a un compañero de pupitre de mi infancia, un compañero que partió de mi vida cuando yo tenía tan sólo 10 o 12 años. Después de la sorpresa inicial ante nuestro reconocimiento mutuo – los dos habíamos cambiado físicamente un poquito -, me preguntó por los antiguos compañeros de clase, por la maestra y por el viejo colegio.


Le dije que no sabía nada de aquellos pequeños compañeros, que eligieron su destino a su manera y no coincidió con el mío, quizás por ser tan tempranos. Le conté que la maestra ya no era maestra sino una venerable jubilada, si es que todavía vivía porque hacía mucho tiempo que no la veía. Le confirmé que el Colegio ya no existía, lo habían derribado para hacer bonitas viviendas en su honorable lugar…


Lo más curioso de todo es que su cara reflejaba extrañeza ante lo que le contaba, quizás preguntándose si de verdad había estado tanto tiempo fuera. Toda una vida, pensaba yo en mis adentros mientras nos despedíamos con un fuerte apretón de manos.



3 comentarios:

rosita dijo...

conozco esa sensación

El cumpleañero dijo...

Otia, ¿y qué hubiese sido de mi vida si en vez de haber nacido un día tal que hoy hace 31 añitos, hubiese nacido un día antes o un día más tarde?

Ya me contesto yo:

- Un día antes: hoy no sería mi cumpleaños.

- Un día más tarde: mañana sería mi cumpleaños.

Así de simple...

ContraFranPan dijo...

Amigo Rumbe, te recomiendo el visionado de la pinicula-documentá "what the bleep do we know?" se trata este tema desde el punto de vista de la física cuantica, de la cual me declaro ignorante total, y, bueno, es al menos interesante.

Saludos otra ve

Publicar un comentario

 
subir