La copa en que libo…


Si la copa en que libas, si el labio que oprimiste
acaban donde todo comienza y se concluye,
piensa que ahora eres el mismo que ayer fuiste,
y más allá no harías nada más que aquí hiciste.

Omar Khayyam


No ambiciono ser lectura, acaso llegar a ser una página en blanco en los límites de tu cuerpo. No pretendo escribirte en la noche, quizás redactarme en los suaves trazos que perfilan tu materia. No deseo palabras lejanas que cuenten nada, tan sólo conjugar aquellos verbos que se atrevan a describir tu ser. No ambiciono otra cosa que no sea poder sentir lo que dentro de mí cuenta en secreto tu alma. Y contárselo a los demás para que me crean.


6 comentarios:

rosita dijo...

Cuenta, cuenta... Me he puesto las orejas nuevas.

Luc, Tupp and Cool dijo...

"...quiza redactarme en los suaves trazos...". Me gusta muchísimo.

LosViajesQueNoHice dijo...

Joder.
Qué maravilla.

Claro que lo que te iba a decir en un principio era: "Poh no pide tú ná" :P

Me ha encantado. Maravilloso (bis).

Camy dijo...

Ese mundo no ha ganado nada con mi llegada.
Su gloria nada perderá tampoco con mi salida.
Mis dos orejas no le han oído explicar nunca nada a nadie
por qué me han hecho llegar y por qué me obligarán a partir.

Omar Jayyman

Estoy segura de que ella, ya sabe leer en ti y tú has escrito mucho en ella.
un beso

José María JURADO dijo...

Yo me he quedado en "No ambiciono a ser lectura". STOP. Para ayudarte a cumplir tu deseo. Por lo que cuentan por aquí, no obstante, parece que el texto estaba bien.

alelo dijo...

Gracias a todos por los comentarios. A ti también Sr. Juardo.

Publicar un comentario

 
subir