No soy nada...


No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.

Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Fernando Pessoa como Álvaro de Campos.



Decía el Señor Soares hablando y divagando – como habla y divaga en el Desasosiego - sobre su cuerpo y su alma: “Parece que este cuerpo destinado para comerciante y esta alma destinada para hombre educado son, cuando están a solas, investidos misteriosamente de algo interior que es exterior a ellos, y que no hablan, sino que se habla en ellos, y la voz dice lo que sería mentira que ellos dijesen”. Y esa voz interior que nadie oye y que no habla sino que se habla en mí o en mi pensamiento y en el de Bernardo, existe. O tiene que existir, que no es igual. Vive y la siento en mí como vive en Bernardo, la oigo y me dice las cosas que tengo que escribir y plasmo casi sin darme cuenta en un papel. Y me inspira sobre determinados temas que desconozco o que creía desconocer hasta ese momento. Incluso, conociendo de algún modo el asunto del que me habla, tengo la sensación de que aquello que habita dentro de mí sabe que más que yo mismo sobre ese determinado asunto en cuestión. Y palpo cada palabra, cada frase, cada párrafo que sale de dentro de mi ser como si las conociera, aunque antes nada hubiera sabido sobre el tema. Y es una sensación extraña que se apodera de mi cerebro, quizás de lo que llaman alma, o de las dos cosas, de forma espontánea y probablemente maravillosa. Parece que alguien habita dentro de mí, alguien que me dice cosas para escribir, alguien a quien conozco sin que nadie me lo haya presentado nunca.

6 comentarios:

Camy dijo...

Hace años leí a Pessoa. Me inquietaba e entristecía.Esa voz interior ¿es la conciencia? ¿es la única cosa que tenemos libre? ¿el pensamiento?.¿la escuchamos seriamente nosotros mismos?

....

Turulato dijo...

Casi no he leído el artículo; las palabras iban adivinándome antes de leerlas.
Y me has cazado al vuelo. Hoy. Precisamente hoy, ellos atruenan. Creo que es bueno; les encarcelé hace tanto, tanto tiempo ..
Ójala sepan liberarse y podamos, juntos, dar lugar, de verdad, a una persona.

Luc, Tupp and Cool dijo...

"Converso con el hombre que siempre va conmigo...", decía Machado. La voz interior, sí. Esa voz que no cesa, tan igual y a la vez tan diferente a nosotros mismos. No conocía la cita de Pessoa, gracias.

Ricardo Colomer dijo...

¿Será ese el señor que me decías que escuchase?

Un fuerte abrazo Ale

SoL LuNaR dijo...

LuZ

alelo dijo...

Para ser grande, sé entero: nada
Tuyo exageres o excluyas.
Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres
en lo mínimo que hagas,
por eso la luna brilla toda
en cada lago, porque alta vive.


Gracias por vuestros comentarios.

Publicar un comentario

 
subir