La ausencia

Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.
Tardes que fueron nicho de tu imagen,
músicas en que siempre me aguardabas,
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.

Jorge Luis Borges.




Quiero ser capaz algún día de esconder las cicatrices que me dejó tu ausencia. Las tengo por todo el cuerpo y lo peor es que hay ocasiones en que casi no logro tapar las de los brazos. Esas quedan a la vista de los demás que me preguntan sin rubor e insensatamente por las marcas del dolor, recordándome a todas horas quién soy, recordándome a cada minuto quién fui… Las heridas fueron muy profundas. Tú lo sabes. Tú y yo lo sabemos. A ver si soy capaz de sorprenderte, doquiera que estés, y llego hasta el lugar en el que me da igual lo que digan. Ahora tengo todo a mi favor. Por la mañana, el sol, su bendita luz me ayuda a sentirme vivo y mi mirada… mi mirada ya es distinta, limpia y clara. Desaparecen mis fantasmas y los tuyos, que también los tienes, durante un rato. No hay momento del día en el que no piense en ti: en tu dulzura, en la manera de quererme, en la forma de escuchar, en tu belleza sin parangón. No hay día en el que no te eche de menos.

7 comentarios:

Ia dijo...

El lugar en el que me da igual lo que digan..... y un poco más lejos está el sitio aquel... donde a uno mismo no le importa, más lejos aún... donde no llega la propia voz, el albedrío, la conciencia antigua... el otro lado.
Ya he estado allí.
Y tampoco pasa nada.
Se ven igual las cicatrices, se ven tanto que dejan de ser visibles.

Es el sitio de la serena aceptación de las cosas, donde algunos llegan a decir "¿ves?, aquí pongo el corazón, haz con él lo que quieras, no puedo ponerlo en otro sitio que en tus manos, sólo pediría que no lo dejases caer desde muy alto"

No es malo llegar al otro lado. Tampoco es bueno, significa ausencia. Profunda y honda ausencia... de la persona que una vez, por una vez, nos acompañó.

Un beso, alelo-paralelo.

ia

PILO dijo...

No he entendido nada. Vaya cosas más raras que escribes

rosita dijo...

o será que tengo la impresión
de la ausencia y de ti...

pablo dijo...

estás hablando de una droga?

el alelo dijo...

De una de las peores, querido Pablo. Hablo del dolor del corazón por la ausencia. Ya tú sabes.

Un abrazo.

Fran Pan dijo...

Pablo, tú, y todo el mundo, hasta el Pilo.

Anónimo dijo...

El Pilo no.

Publicar un comentario

 
subir