A vueltas con el himno.



No sé si me gusta o no me gusta la nueva letra, todavía no lo tengo claro. Sí sé que la letra ha sido demandada principalmente por los deportistas que no saben qué hacer con las manos cuando suena la Marcha Real y ha sido apoyada por los aficionados al fútbol que creen que cuando tengamos una letra pasaremos de una vez por todas de los cuartos de final en un Mundial.

Ya inserté un post en su día sobre la futura letra y mantuve y mantengo que el Chinda habría que dejarlo, cuando menos, para el estribillo. Lo que no entiendo es por qué tanto revuelo por una letra. Si la que se ha aprobado es mala… vean ustedes lo que cantan entusiasmados y con la mano en el pecho los ciudadanos de algunos países de los que llaman civilizados:

Estados Unidos:

Oh así sea siempre, en lealtad defendamos
nuestra tierra natal contra el torpe invasor!
A Dios quien nos dio paz, libertad y honor,
nos mantuvo nación, con fervor bendigamos.
Nuestra causa es el bien, y por eso triunfamos.
Siempre fue nuestro lema "¡En Dios confiamos!"

!Y desplegará su hermosura estrellada,
sobre tierra de libres, la bandera sagrada!


Este fragmento no hay quien lo entienda. Y encima los invades y te llaman torpe. ¡Será posible!


Alemania:

Mujeres alemanas, lealtad alemana,
vino alemán y canciones alemanas
seguirán muy altamente estimados
en todo el mundo,
Y nos inspirarán a hazañas nobles
toda nuestra vida.
¡Mujeres alemanas, lealtad alemana,
vino alemán y canciones alemanas!


No me acuerdo de la música, pero la letra es para enmarcarla. Vino, mujeres y canciones… y el país “arreglao”. Como el nuestro, más o menos...


Reino Unido


Dios salve a nuestra graciosa Reina
Larga vida a nuestra noble Reina
¡Dios salve a la Reina!
envíanos a ella victoriosos,
felices y gloriosos,
largo reinado sobre nosotros,
Dios salve a la Reina!

¡Oh Señor Dios,
dispersa a nuestros enemigos,
y hazlos caer!
confunde sus pícaros trucos,
confunde su política,
en ti nuestras esperanzas ponemos,
¡Dios salve a la Reina!...


Lo de los ingleses no tiene desperdicio. Por un lado hay que salvar a la Reina, que además es una señora graciosísima: uno la ve en la tele y enseguida se da cuenta de su sentido del humor. Por otro lado nos echan una maldición para confundir nuestros pícaros trucos y nuestra política: ¡Lo que nos hacía falta! ¡Como no tenemos problemas...!


Francia:

Marchemos, hijos de la patria,
que ha llegado el día de la gloria.
El sangriento estandarte de la tiranía
está ya levantado contra nosotros (bis)
¿No oís bramar por las campiñas
A esos feroces soldados?
Pues vienen a degollar
a nuestros hijos y a nuestras esposas

¡A las armas, ciudadanos!
¡Formad vuestros batallones!
Marchemos, marchemos,
que una sangre impura
empape nuestros surcos.

¿Qué pretende esa horda de esclavos,
de traidores, de reyes conjurados?
¿Para quién son esas innobles trabas
y esas cadenas tiempo ha preparadas? (bis)
¡Para nosotros, franceses! Oh, qué ultraje! (bis)
¡Qué arrebato nos debe excitar!
Es a nosotros a quienes pretenden sumir
de nuevo en la antigua esclavitud
¡Y qué! Sufriremos que esas tropas extranjeras
dicten la ley en nuestros hogares,
y que esas falanges mercenarias
venzan a nuestros valientes guerreros? (bis)
¡Gran Dios! Encadenadas nuestras manos,
tendríamos que doblegar las frentes bajo el yugo!
Los dueños de nuestro destino
no serían más que unos viles déspotas.
¡Temblad! tiranos, y también vosotros, pérfidos,
oprobio de todos los partidos!
¡Temblad! Vuestros parricidas proyectos
van al fin a recibir su castigo. (bis)…

No pongo más – que es mucho más largo - porque a estas alturas del himno francés ya me he “acojonao”. Si en España a alguien se le ocurriera poner una letra como esta a la Marcha Real se armaba la “marimorena”. ¿Viles déspotas? ¿Temblad? ¿Degollar a los hijos? ¿Bramar por la campiña?

Lo dicho: el chinda, chinda en el estribillo y el resto con el “naniano niano” de Miliki. Y la cantábamos todos, seguro. Sin necesidad de estudiar.

Más o menos así:

Niano, niano,
tachinda, chinda, chinda,
chinda, chinda, chín.
Naniano, niano, naaa...


¿No?

8 comentarios:

Ricardo Hernández dijo...

Hoy parece que la cosa va de himnos por todos lados. Ya se echaba de menos tu pluma.

Ricardo Hernández dijo...

Sí, soy un pesao, perdona. He puesto un acceso desde el artículo que he escrito (o iba a escribir)hacia el tuyo, espero que no te moleste.

alelo dijo...

No me desagrada. En absoluto. Más bien creo que es al contrario...

Pompeyo dijo...

Inane, querido, la letra del himno es inane y cada una de las letras que copypasteas tiene su significado en el momento histórico en el que se escribieron. La nuestra responde al momento histórico actual de España: INANE, como inanes son los futboleros que lo demandan y los piratas que lo patrocinan ¿Qué coños es eso de los verdes valles y el inmenso mar? Si hemos mirado siempre al Mediterráneo porque el Atlántico daba yuyu -véase Finisterre- y el Mediterráneo es un meadero ¿Y los verdes valles? ¿El del Jerte? Y así todas las demás inanidades. Pero, vamos, que todo esto ya estaba dicho en un descanso de camino hacia Damasco.

Turulato dijo...

Pues a mí no me parece mal que la "Marcha Granadera" prusiana, basada en una obra anterior española, siga como está.
Lo avalan unos cuantos años de Historia, que es, posiblemente, la mejor de las razones.
Además, cuando retornen los Abencerrajes -que alguno digo yo que quedará entre las huestes de Al-Qā‘ida- y nos tomen a tos prisioneros, podremos tararearlo sin que se note y nos den más por retambufa.

almena dijo...

Qué bueno el repaso que has hecho de los distintos himnos!!
:)

Un abrazo

José Manuel Díez dijo...

Muy grato volver por aquí con el calendario anual aumentado en una cifra y ver que el sentido del humor no se pierde...

Yo, personalmente, paso de himnos, la verdad... Sólo el de Extremadura (y no siempre) consigue transmitirme cierto sentido de afecto al terruño... Sin embargo pienso que el de España, ya que tiene que ser, debería ser sin letra. Por algo somos deferentes, y además nos gusta serlo.

Yo también, a fin de cuentas, creo que apoyo el Chinda, chinda... No es la música hímnica la que profeso, pero creo que por rumbas tampoco sería muy propicio...

:-))

Un abrazo

JM

alelo dijo...

No os preocupéis que ya no hay letra. Se ha impuesto el Chinda, chinda. Lo que yo decía.

Ahora bien, que nadie se extrañe si a partir de ahora, desde el mismo momento en que han dicho las autoridades que no hay letra, en todos los estadios los espectadores empiecen a cantar "octavilla en mano" la prohibida letra. Aunque sea sólo por fastidiar.

"Semos asín" y no lo podemos evitar.

Gracias por vuestros comentarios.

Publicar un comentario

 
subir