Noli me tangere...


A MI PATRIA

Regístrase en la historia de los padecimientos humanos un cáncer de un carácter tan maligno que el menor contacto le irrita y despierta en él agudísimos dolores. Pues bien, cuantas veces en medio de las civilizaciones modernas he querido evocarte, ya para acompañarme de tus recuerdos, ya para compararte con otros países, tantas se me presentó tu querida imagen como un cáncer social parecido.


Deseando tu salud que es la nuestra, y buscando el mejor tratamiento, haré contigo lo que con sus enfermos los antiguos: exponíanlos en las gradas del templo, para que cada persona que viniese de invocar a la Divinidad les propusiese un remedio.


Y a este fin, trataré de reproducir fielmente tu estado sin contemplaciones; levantaré parte del velo que encubre el mal, sacrificando a la verdad todo, hasta el mismo amor propio, pues, como hijo tuyo, adolezco también de tus defectos y flaquezas.

José Rizal, 1886.
De la novela Noli me tangere.


Todo lo escrito por aquel filibustero debía desaparecer. Nadie debía leer aquello. Un gobierno corrupto y en picado no puede consentir que un muchacho le diga cómo se tienen que hacer las cosas, no es necesario que le recuerde unos defectos que no reconocerá jamás como propios.

Las copias del libro, sin embargo, circulaban de contrabando, de casa en casa, de mano en mano… Al escritor rebelde aquello le sobrepasaba y alegó en su descargo que sólo quería paz, pero aquel texto era la simiente, la excusa perfecta, para una revolución ganada de antemano. Así lo entendieron ellos, así lo comprendió el Katipunan y sus movimientos anticlericales. Así lo prepararon desde Washington.

España se despeña “con los ojos vendados” y pierde sus Colonias en diciembre de 1898. Se cuenta que junto al Tratado de París había un original de aquella novela… A partir de ahí Filipinas da la espalda para siempre a la que fue su madre.

“… Mi libro hizo mucho ruido, por todas partes me preguntan acerca de él. Quisieron excomulgarme debido a él. . . Soy considerado alemán, espía, un agente de Bismarck, dicen que soy un protestante, masón, hechicero, un alma maldita. Se susurra que deseo montar planes, que tengo un pasaporte extranjero y que vago a través de las calles por la noche... “

José Rizal fue primero exilado a Mindanao, posteriormente encarcelado por incitar a la rebelión y finalmente, en 1896, con 35 años de edad, tras la firma por el General Polavieja de la sentencia que le condenaba, ejecutado en Manila por traición a la Patria y sedición.


Porque un libro puede cambiarlo todo…

3 comentarios:

Pompeyo dijo...

Oye, Alelo querido, que me vengo aquí a escribir porque esta entrada que has puesto es muy difícil y veo que el grueso de tus comentaristas no tienen ni puta idea de lo que hablas. Yo tampoco, pero es que estaba tan sola que me ha dado como pena y me lo he leído porque pensaba que también te habías apuntado a un friquicurso de exégesis joánica. Lástima, te quedaste en las Filipinas.

Pompeyo dijo...

Por cierto, yo he tenido que ver con un descendiente de aquel Polavieja. Algún día te lo cuento al amor del plato de jamón.

alelo dijo...

¿Quién te ha dicho a ti lo del friquicurso de exégesis joánica? Era un secreto que ya no es.

Publicar un comentario

 
subir